Monitoreo y seguimiento de los servicios de agua potable y saneamiento
de la Provincia de Santa Fe

Prensa

En materia de provisión de agua, desde el 2013 —y antes también—, las cosas siguen igual para los vecinos del barrio Mortelari de Villa Gobernador Gálvez agrupados en la vecinal Velmiro Ayala Gauna. Afirman que las cubas siguen proveyendo de agua potable a numerosos vecinos, pero estas también continúan representando apenas un paliativo que no siempre funciona adecuadamente.

Mientras la solución de fondo, con un sistema de distribución por cañerías que ofrezca el caudal necesario a cada vecino con la presión adecuada y en las mejores condiciones sanitarias no llega, los vecinos mantienen el reclamo que ya lleva años.

Sin presión. Carlos Malagueño es un veterano en las lides de obtener mejoras para el vecindario, que afronta desde hace muchos años la falta de agua. "Nuestra pelea lleva varios años, No tenemos nada de presión en las cañerías. Por medio de nuestros abogados, Nicolás Mayoral, Liliana Peralta y Carla Cortez, hemos hecho presentaciones en el Enress, Estos han hecho mediciones y han comprobado que efectivamente, a determinada temperatura promedio la presión en las cañerías es «cero». Esto nos llevó a exigir medidas cautelares por las cuales se dispuso que Assa nos proveyera día por medio, a cada vecino que reclamaba, 500 litros del agua potable, que por supuesto apenas alcanzan para tres personas", expresó el vecinalista.

Asimismo recordó también que durante un tiempo, el Ministerio de Aguas dejó de pagar a la empresa propietaria de las cubas, lo que también trastornó el servicio.

En otro plano, Malagueño consideró que "la Municipalidad de Villa Gobernador Gálvez no hace nada y por su parte el gobernador Antonio Bonfatti prometió las famosas obras del acueducto que nace al norte de Rosario y que podría llevar soluciones, pero hay una realidad inevitable: esas obras no avanzan y el acueducto puede tardar más o menos, pero no nos sirve si no se inician lo más pronto posible las obras en la ciudad.

Malagueño denunció también que el caos imperante en la ciudad a raíz de las constantes ocupaciones de terrenos ha generado que para proveerse de agua los usurpadores acceden y rompen los llamados caños maestros para desviar el líquido elemento hacia sus precarias viviendas, lo que contribuye, en gran medida, a la disminución del presión en la red domiciliaria.

Acueducto, en marcha. Mientras tanto, los reclamos parecen haber llegado a sus destinatarios y desde la provincia se informó que se firmó el contrato para la construcción del acueducto de refuerzo para barrios del sur de Villa Gobernador Gálvez, conocido como Acueducto Mortelari. La obra beneficiará a más de 8.000 vecinos con un tendido de caños de 1.600 metros y representa una inversión de parte del Estado provincial de 3,5 millones de pesos, y cuenta con un plazo de obra de cinco meses.

Cabe recordar que el citado acueducto se alimentará del líquido proveniente de la vieja planta de Agua del barrio Arroyito, ya que parte del líquido destinado a Baigorria, Bermúdez o Pérez se extraerá de la nueva planta que se construye al pie del puente Rosario-Victoria.

El gobernador Antonio Bonfatti recorrió las obras del acueducto Desvío Arijón, que representa una inversión de 417.921.485 pesos y abastecerá de agua potable en su primera etapa a las localidades de Santo Tomé, Sauce Viejo y Desvío Arijón.

Luego de observar la toma de agua ubicada a la vera del río Coronda, en la zona de Río Grande (Desvío Arijón), y la planta potabilizadora ubicada entre la ruta 11 y la autopista Rosario-Santa Fe, Bonfatti señaló que "con mucho beneplácito vemos que la obra de la toma se encuentra terminada, es un puente de 120 metros hacia la mitad del río y las bombas ya están compradas".

Además, el mandatario santafesino indicó que "ya empezaron los trabajos para instalar el caño que va a conectar la toma con la planta de tratamiento, que también tienen un avance significativo y donde la cisterna se encuentra terminada".

Plazos. "Este es el acueducto Desvío Arijón-Rafaela EM_DASHcontinuó BonfattiEM_DASH, esperamos terminar los trabajos de esta primera etapa en el segundo semestre del año para abastecer de agua a Sauce Viejo, Desvío Arijón y Santo Tomé y, en un tiempo prudente, comenzar el tendido de caños hacia Rafaela".

Los trabajos incluyen la obra de toma, la planta potabilizadora y la conducción del agua potable hacia las localidades.

En esta primera etapa, el acueducto suministrará agua potable a Desvío Arijón, Sauce Viejo y Santo Tomé, y en una segunda instancia entre otras localidades a Matilde, Sa Pereyra, Angélica, Susana, Sunchales, Rafaela y San Carlos.

La obra es ejecutada por la Unión Transitoria de Empresas (UTE) compuesta por las firmas Pecam SA, Semac Construcciones SA, Brajkovic SAI y Del Sol SRL.

De la recorrida también participaron el ministro de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente, Antonio Ciancio; el senador provincial, Miguel Lifschitz; el intendente de Santo Tomé, Fabián Palo Oliver; el secretario de Aguas, Fernando Mussi; el titular del directorio de Aguas Santafesinas, Sebastián Bonnet, y el coordinador de la Región 3 —Nodo Santa Fe—, Carlos Suárez, entre otras autoridades.

Deuda histórica. El ministro de Aguas evaluó que "la obra del acueducto de Desvío Arijón está en plena marcha y esperamos que se concluyan los trabajos en la segunda mitad del año para saldar una deuda histórica con Santo Tomé, Desvió Arijón y Sauce Viejo, localidades que están casi pegadas al río y durante muchos años han tenido que tomar agua de perforaciones, algo ilógico que nosotros vamos a resolver con esta obra".

"Esta es una obra extraordinaria —prosiguió el ministro Ciancio—, que va a mejorar la calidad de vida de los santafesinos, por lo que nos pone muy contentos poder realizarla en estos momentos tan difíciles y, sobre todo, con recursos propios".

Plan de 11 acueductos en la provincia

El sistema de acueductos del Plan Estratégico provincial prevé construir 11 acueductos que llevarán agua potable en cantidad y calidad a las 362 localidades santafesinas desde el río Paraná hacia cada una de ellas. El gobernador precisó que la obra del Desvío Arijón permitirá “llegar a más de 300 mil habitantes con agua de calidad. Estamos cumpliendo con la construcción de acueductos que nos hemos planteado; para febrero-marzo se completará el acueducto de Villa Ana, y ya está muy avanzado el del Gran Rosario y el de Reconquista-Avellaneda a Fortín Olmos”.

A escasos días de que la Corte Suprema de la Nación ordenara a los jueces que tutelen el derecho de la población a acceder al agua potable, un "derecho humano fundamental", vecinos de diferentes barrios de Rosario que carecen del servicio o reciben apenas un hilo por sus canillas le pidieron a la Defensoría del Pueblo provincial que se ponga al frente del reclamo. Según estimaciones de la Cátedra del Agua, que ayer encabezó el planteo, hoy padecen severos déficits en la provisión o directamente no gozan de ella unos 40 mil hogares de la ciudad, aun pagando las facturas que Aguas Santafesinas (Assa) sí envía puntualmente a los domicilios.

"Mi señora se tiene que poner todos los días el despertador a las 2 ó 3 de la madrugada para poder lavar la ropa", graficó ayer Juan Luque, un vecino de barrio Magnano que participó de la presentación ante la Defensoría.

"Traemos el agua a través de caños que pusimos por nuestra cuenta y que pasan de una casa a otra, por lo que generalmente lo que nos llega es nada", contaron —por su parte— otras dos vecinas de Nuevo Alberdi, Norma Piclu y María Molina.

Esos relatos se multiplican por miles en los seis distritos de Rosario, donde en el mejor de los casos la falta de presión de agua obliga a todo tipo de acrobacias domésticas y artilugios solidarios entre vecinos, y en el peor de ellos genera conflictos, como las llamadas "guerras de bombas" en el intento por extraer más líquido de la red.

Es larga la lista de barrios afectados por falta de presión y escasez de agua, sobre todo en verano. Entre los más perjudicados figuran, además de Magnano y algunos sectores de Nuevo Alberdi, los barrios Toba, Plata, Tío Rolo, Libertad, Belgrano, Triángulo, Empalme Graneros, Tango y Floresta.

"Pero el problema es bastante general apenas se sale de los límites del centro, que es donde se más se consume por la alta densidad demográfica", afirmó el titular de la Cátedra del Agua, Aníbal Faccendini, al frente también de la Asamblea por los Derechos Sociales (ADS), dos organizaciones que llevan años denunciando las deficiencias en ese servicio.

Para dimensionar el problema, el dirigente estimó que "en Rosario hay actualmente unas 40 mil familias que en forma rotativa, y a veces permanente, sufren escasez social de agua o no tiene un acceso integral a ese servicio".

Agua se debería tener, aseguró, "las 24 horas de los 365 días del año" y no "un día sí, otro no, o a fuerza de tener que levantarse a la madrugada porque recién a esa hora se descomprime la demanda y se pueden empezar a llenar ollas, baldes y palanganas".

Esa estrafalaria rutina a la que se ven obligados miles de hogares en la ciudad, de la que además dieron fe e ilustrativos detalles varios de los vecinos que se congregaron en la sede de la Defensoría, funciona además como "un gran desordenador familiar" y acrecienta las ya marcadas asimetrías de género, recordó Faccendini, ya que es siempre la mujer la que debe alterar hasta su sueño para garantizar una provisión mínima de algo tan esencial como el agua.

El reclamo de las agrupaciones barriales y la Cátedra del Agua fue acompañado además por dos concejales, la radical María Eugenia Schmuck y Roberto Sukerman (FpV). "Es el principal problema que nos plantean en los barrios, después del de la inseguridad", contó la edila.

Schmuck recordó que "desde hace cuatro o cinco años" el gobierno provincial viene anunciando el inicio de la obra del acueducto Gran Rosario, pero "nunca arranca", por lo que "la gente termina pagando religiosamente por un servicio que nadie le presta".

Por eso la presentación ante la Defensoría del Pueblo persiguió diferentes objetivos: desde "generar un hecho político", hasta "presionar para que se aceleren las inversiones", "reclamar que se garantice una prestación de emergencia continua, sistemática y programada" y lograr descuentos en función del servicio que efectivamente se presta (ver recuadro).

Faccendini dijo que aunque el promedio provincial de consumo diario es de unos 350 litros de agua per cápita, "como emergencia se está pidiendo un mínimo de cien". De hecho, recordó, una ducha insume unos 80 litros, una descarga de inodoro 30 y un lavado de ropa alrededor de 50.

Y como ya se sabe que hasta que estén avanzadas las obras de acueducto esa demanda no podrá satisfacerse por la red en todos los barrios, el pedido fue que haya un abastecimiento "previsible y programado", barrio por barrio, a través de camiones cisterna, cubas, sachés o bidones.

El nucleamiento tiene por objetivo promover el intercambio de opiniones sobre temas tales como marco regulatorio, obras de infraestructura y régimen tarifario.

Miércoles, 11 Abril 2012 11:31

Foro del Agua

Escrito por

Este martes se presentó en el Concejo Municipal el Foro del Agua, una propuesta impulsada por ONG que tiene por objetivo "promover el intercambio de opiniones sobre temas tales como marco regulatorio, obras de infraestructura y régimen tarifario".

Martes, 10 Abril 2012 11:28

Presentan el Foro del Agua en el Concejo

Escrito por

El Instituto de Desarrollo Regional (IDR), junto al Centro de Estudios Sociales y Acción Comunitaria (Cesyac), presentará hoy, a las 11.30, el Foro del Agua en el recinto de sesiones del Concejo.

Página 1 de 2

Adhieren